Urbiferos

El paso del tiempo ha acelerado todo, para bien o para mal las ciudades del mundo han sido rebasadas por la inseguridad, la vulnerabilidad, la contaminación ambiental y la gestión de agua, de ahí que la tecnología, la creatividad y las soluciones se unan para que los gobiernos de cada región puedan eficientar todos los procesos de forma sostenible y así, reducir el gasto público mientras se aumentan los ingresos fiscales. Un ganar- ganar para todos cundo los lugares se transforman en sitios innovadores, competitivos y atractivos; para muestra, estas 4 ventajas de vivir en una ciudad inteligente.

Evolución constante. Al centrarse en las deficiencias de cada sitio, los esfuerzos se suman en darles una solución que se adapte al estilo de vida actual de la mano de la tecnología, incluso, se trabaja para identificar futuros problemas y así actuar antes de que ocurran.
Participación. La tecnología puede ayudar a informar a los ciudadanos sobre la planificación en sus comunidades, además de que facilita su participación en la toma de decisiones sobre políticas públicas, sin contar que también podrán monitorear los avances y resultados con la administración correspondiente para resolver cualquier inconveniente.
Optimizan recursos. Una de las grandes características de las ciudades inteligentes es que se preocupan por el medio ambiente, dan soluciones para preservarlo e incluso hacerlo parte de las soluciones, así que ayudan a reducir gastos innecesarios, no importa si se habla de dinero a largo plazo o del uso de energía.

Movilidad: Se pone especial atención en mejorar el uso del transporte público, la contaminación que los vehículos generan y se piensa en nuevas formas de que la gente tenga lo que necesita sin seguir dañando al medio ambiente.
El término “Smart city” no se trata de un milagro, se trata de soluciones inteligentes, porque al final, todas las ciudades enfrentan sus propios desafíos pero en los cambios tecnológicos están las oportunidades para hacer frente a esos problemas que antes parecían insolubles.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *