Urbiferos

Bien dicen que una ciudad no es segura hasta que un niño puede sentirse libre en ella y lo mismo pasa cuando hablamos de ciudades inteligentes; de hecho, muchas de ellas, a pesar de estar a la vanguardia y servir como ejemplo para otras, aún dejan de lado un factor muy importante: los niños.

Por lo general, las ciudades se preocupan más por alejar a los pequeños de ellas que por incluirlos y hacerlos sentir parte del entorno en el que viven, y es que diseñar espacios para la gente joven y los niños fomentaría gran parte del movimiento seguro y la interacción social, no por nada dicen las estadísticas que para el 2050 el 70 por ciento de la población será menor de 18 años, en este momento hay más de mil millones de niños creciendo en el mundo, ¿qué harán en una ciudad que no fue pensada ni un poco para ellos?

Resultado de imagen para niños en las ciudades

Especial

Tener un mejor diseño podría ayudar muchísimo, pero ayudaría aún más planificar tomándolos en cuenta; según información de Arup, diseñar una ciudad para niños no es poca cosa, deben poder andar libres de forma segura, sin importar si hay un adulto cerca o no, ¿podrían los niños de tu ciudad salir a andar en bicicleta sin estar vigilados?, saber interactuar con un sistema sencillo de comprender y no sólo construir parques y parques, que aunque son importantes, no son ni siquiera el 1% de una smart city realmente inclusiva. Un niño debería poder caminar incluso a la escuela sin problemas, vaya.

Entre las estrategias que se piensan imprescindibles para que esto suceda están la transitabilidad y la disminución del dominio del carro, hacer banquetas más anchas, sin tener que esquivar huecos o anuncios de tiendas, ciclovías y pasarelas protegidas, también espacios “salvajes” en donde los niños puedan mezclarse con la naturaleza y no sólo un parque, hasta paradas de autobús interactivas o aquellas escaleras del metro que parecen un piano y suenan cada vez que andas en ellas. El clima también juega un papel importante, por ejemplo, se debería pensar en construir espacios de recreación que funcionen con sequía o con agua, que la naturaleza los haga adaptables, pero nada de esto tendría sentido si sólo estuviera en una parte de la ciudad, porque el objetivo es que sea algo común, que todos puedan tener a su alcance, no sólo la gente rica o la que “ganó” el espacio gracias a un programa social por considerársele “vulnerable”, es por eso que grandes activistas e impulsores de las ciudades inteligentes insisten en que las familias y sus niños sean tomados en cuenta durante la planificación de construcciones.

Resultado de imagen para niños en las ciudades

Especial

“Cuando no se puede cambiar fácilmente el parque de viviendas, tener espacios verdes cerca, por ejemplo, donde las familias pueden salir y relacionarse realmente hace una gran diferencia (…) Cambiar los artículos más grandes puede llevar mucho tiempo y mucha política. Comenzar con actividades que son un poco más fáciles, menos costosas y visibles puede ser una excelente manera de comenzar el debate. Los líderes de la ciudad deben sentir que pueden hacer las cosas “, dice Arup. 

Resultado de imagen para piano en las escaleras del metro

Especial


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *