Urbiferos

Con el objetivo de promover el uso de las energías limpias en California, a partir de 2020 las casas nuevas deberán contar con paneles solares.

La lucha contra el cambio climático es una de las principales prioridades de California, motivo por el cual será el primer estado de Norteamérica en adoptar la medida de colocar paneles solares sobre los tejados de la mayoría de las casas nuevas en 2020, exceptuando a los edificios que cuenten con más de tres pisos, debido a que en estos no existe el espacio suficiente para la instalación solar necesaria que abastezca a todos los vecinos, ni obras de remodelación, de hecho, actualmente el 20% de las nuevas viviendas ya tienen paneles solares.

Especial

La medida ya fue aprobada por la Comisión de Energía de California por unanimidad y no requiere aprobación del Legislativo, en este sentido, entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2020 para todas las viviendas unifamiliares o de varias unidades que tengan menos de tres plantas y adquieran su permiso después de esta fecha.

De acuerdo con la propia comisión, la colocación de paneles solares añadirá una media de 9.500 dólares a cualquier construcción nueva y un aumento en unos 40 dólares al mes en una hipoteca a 30 años, sin embargo; cada habitante ahorrará 80 dólares al mes en las facturas de luz en un estado donde este servicio es caro debido al constante uso del aire acondicionado. 

Esta medida otorgará grandes beneficios, sin embargo; agregar costes a la vivienda también podría traer graves consecuencias a un estado que se encuentra en medio de una terrible crisis de falta de vivienda. De acuerdo con la consultora CoreLogic, hoy el precio promedio de una casa en el sur de California es de 530.000 dólares. Según datos de los agentes inmobiliarios, solo el 22% de las familias del sur de California pueden adquirir una vivienda de segunda mano. En 2012, era el 42%. La carestía de vivienda ha generado que varias personas sin hogar deban vivir  en las calles de las grandes ciudades californianas.

Especial

Cabe destacar que a pesar de que la situación de viviendas en California es grave, la colocación de paneles solares permitirá otros importantes beneficios como ahorrar luz, de modo que los  10.000 dólares más que cada habitante invertirá para comprarse una casa serán recuperados de alguna forma.

“Los edificios en los que los californianos compran y viven funcionarán muy eficientemente mientras generan su propia energía limpia. Les costará menos operar, tendrán aire interior saludable y proporcionan una plataforma para tecnologías inteligentes que impulsarán al estado aún más por el camino hacia un futuro de bajas emisiones.” – comentó el comisionado Andrew McAllister en un comunicado. 

De acuerdo con la Comisión de Energía, el ahorro en emisiones por esta medida será de 700.000 toneladas en tres años, equivalente a quitar 115.000 vehículos de gasolina de las calles, asimismo las casas construidas con paneles solares serán un 53% más eficientes que las actuales  (de 2016) y los edificios no residenciales utilizarán un 30% menos de energía.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *