Urbiferos

Una herramienta muy similar al juego SimCity permite crear acertadas simulaciones sobre cómo un nuevo plan urbano puede cambiar el tráfico, los tiempos de viaje, las rutas para ir al trabajo y la escuela, el uso de energía, funcionamiento de la economía local, salud y emisiones de carbono, entre otras cosas.

Ante la crisis de vivienda, un senador estatal de California propuso un proyecto de ley que exige a los urbanizadores construir casas cerca de paradas de tránsito y edificios de apartamentos de cinco pisos en calles donde sólo hay edificios de una o dos plantas. Estos cambios representarán, según algunos californianos, grandes ventajas porque además de acabar con la crisis de vivienda reducirá las emisiones de carbono ya que quienes viven cerca de paradas de autobuses ya no tendrán que conducir e incluso mejorará el carácter del vecindario.

UrbanFootprint, es una startup con una herramienta de software del mismo nombre y su importancia radica en que es la primera en comenzar a proporcionar estadísticas acerca de cómo políticas urbanas como las planteadas en California afectarán la ciudad en el futuro.

UrbanFootPrint

Este software hace posible conectar cualquier escenario de planeación urbana para ver cómo esta impactará en la realidad, incluyendo la forma en que estas modificaciones cambiarán el tráfico, las horas de viaje, las rutas de acceso para que los niños puedan ir a la escuela, para dirigirse al trabajo, uso de energía, economía local y emisiones de carbono, aunque esta tecnología aún no puede predecir los cambios en las rentas.

En el pasado una herramienta como esta hubiera llevado meses o años sacarla a flote, incluso tendría un gran costo de elaboración, pero hoy esta herramienta estará disponible de manera gratuita para más de 500 ciudades y agencias regionales en California.

Sólo por mencionar un ejemplo, UrbanFootPrint ya calculó que la gente que habita en las viviendas cerca de la estación BART dejaría de recorrer 270 millones de millas en automóviles por año, lo que equivale a 12 millones de galones menos de combustible quemado (un ahorro de 43 millones de dólares en costos de combustible solamente) y se evitarían casi 110,000 toneladas métricas de emisiones de carbono.

Especial

“Cuando expones todos los hechos en todos los escenarios, lo que sucede es que hay pocas estrategias verdaderamente virtuosas capaces de resolver muchos problemas simultáneamente (…) Y cuando encuentras esas estrategias, obtienes un consenso político que no existía antes” – opinan los creadores. 

Esta innovación no pretende cambiar las ideas, planes o valores de los ambientalistas y conservadores fiscales, más bien muestra soluciones para satisfacer sus deseos de manera positiva para la sociedad y el planeta.

Aplicar este sistema provocará que las conexiones entre múltiples problemas sean más claras, generando mejores soluciones, como la creación de un vínculo entre vecindarios transitables, tránsito y salud.

 “Tendemos a tratar nuestros problemas de a uno por vez. Si se trata de obesidad, pensamos en la dieta y el ejercicio. Pero en realidad, el tipo de entornos que creamos tiene un gran impacto ” -dijeron.

En 2008, California aprobó una ley que requería que las ciudades y regiones crearan planes para un diseño más sostenible con la finalidad de reducir las emisiones de carbono. El estado necesitaba un software para establecer objetivos y medir el cumplimiento. Fue así como el gobierno pidió a Calthorpe y DiStefano que utilizaran su versión inicial del UrbanFootPrint y la desarrollaran más. La herramienta ayudó al estado a ver una variedad de impactos financieros, ambientales y sociales más allá del carbono; lo que contribuyó a obtener un apoyo más amplio para el crecimiento inteligente en lugar de solo la acción climática.

UrbanFootPrint

A pesar de que el software está diseñado únicamente para los Estados Unidos, UrbanFootprint también está trabajando con ciudades internacionales como Chongqing, China, que cuenta con una población de 30 millones.  Sus creadores consideran que puede ser útil en cualquier lugar y, a medida que las ciudades continúen creciendo, para el año 2050, el 70% de la población mundial  estará urbanizada; de modo que será necesaria una buena planificación que genere oportunidades sociales e impacto ambiental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *